Actualidad

Actualidad

← Otras entradas

Como prevenir los efectos nocivos del calor sobre nuestra salud

Tenemos que evitar los efectos negativos que produce el exceso de calor en nuestro cuerpo, especialmente las personas más débiles: personas mayores de más de 75 años, bebés, personas con enfermedades crónicas y personas delicadas que viven solas.

El exceso de calor produce pérdida de líquidos y de sustancias necesarias para nuestro organismo -como son las sales minerales (cloro, potasio, sodio, etc.)-, y esto puede ocasionarnos deshidratación y agotamiento.

CONSEJOS:

En casa

Controlar la temperatura

  • Durante el día, bajar las persianas de las ventanas donde toca el sol.
  • A la noche, abrir las ventanas de casa para refrescarla.
  • Permanecer en las estancias más frescas.
  • Recurrir a algún tipo de climatización (ventiladores, aire acondicionado). Si no tenéis, mirar de pasar como mínimo dos horas al día en lugares climatizados (centros comerciales, cines, etc.).
  • Refrescaros a menudo con duchas, toallas mojadas con agua, etc.
  • Beber agua fresca de forma regular aunque no se tenga sed.
  • Si tenéis animales de compañía, procurar que no estén al sol e hidratarlos.

En la calle

Evitar el sol directo

  • Llevar una gorra o sombrero.
  • Utilizar ropa ligera (algodón), de colores claros y que no sea ajustada.
  • Procurar caminar por la sombra, estar debajo de una sombrilla cuando se esté en la playa y descansar en lugares frescos de la calle o en espacios cerrados que estén climatizados.
  • Llevar agua y beber a menudo.
  • Mojarse un poco la cara, incluso la ropa.
  • Evitar salir en las horas de más calor y evitar las actividades físicas intensas.

En el coche

  • Evitar viajar en coche durante las horas de más calor; llevar siempre líquidos para hidratarse.
  • No dejar nunca los niños, las personas especialmente vulnerables ni los animales de compañía en el interior del vehículo con las ventanas cerradas.
  • Cuando hagáis un viaje largo, parar periódicamente para descansar y refrescarse.
  • Poner atención especial a los cambios bruscos de temperatura que se producen al entrar y salir del vehículo.

En las comidas

  • Preparar comidas ligeras, evitar platos muy calientes y que aporten muchas calorías (salsas, fritos, rebozados).
  • Tomar alimentos ricos en agua (frutas, verduras y hortalizas); os ayudarán a recuperar las sales minerales perdidas por el sudor.
  • Beber mucha agua y zumos de fruta a lo largo del día, aunque no tengáis sed.
  • No tomar bebidas alcohólicas.

Ayudar a los demás

Si conocéis gente mayor o enferma que vive sola

  • Mirar de visitarlos una vez al día. 
  • Ayudarlos a seguir estos consejos.
  • Si toman medicación, revisarla con su médico si ésta puede influir en la termorregulación y si se ha de ajustar o cambiar.

Síntomas de un golpe de calor

  • Temperatura corporal muy alta (40-41º)
  • Dolor de cabeza
  • Nauseas
  • Sed intensa
  • Convulsiones
  • Somnolencia o pérdida de conocimiento

Si os encontráis una persona con los efectos de la deshidratación

  • Avisar urgentemente a los servicios médicos o al 112.
  • Trasladarla a un lugar más fresco.
  • Darle agua, mojarla y abanicarla, hasta que lleguen los profesionales de la salud.